Alfiles de distinta moralidad

Gonzalo Tévar 2016

La bondad o maldad de los alfiles desgraciadamente para ellos no viene condicionada por su voluntad, sino por la estructura de los peones. En este caso al estar solo los peones negros en casillas del color de los alfiles, al alfil negro le toca ser el malo y al blanco el bueno.


El único peón que se puede atacar ahora mismo es el de g6. Para poder progresar el blanco debe abrir diagonales para hacer valer su alfil bueno.


1.c4 [si 1.Rh4 Ab5] 1...dxc4 2.Axc4





Ahora ya tenemos abiertas dos diagonales más y tres casillas que atacar b7,e6 y g6.

El plan es muy sencillo potenciar el alfil blanco colocandolo en la casilla que ejerza mayor efecto. 2...Ac8 única 3.Ad3 Ad7 4.Ae4 el alfil ataca a b7 y g6 4...Ac8 el alfil negro está inmovilizado 5.Rh4 perdiendo un tiempo con el rey y dejando al negro en zugzwang

  

5...Rg7 6.Rg5

El peón de g6 está tan perdido como la partida para las negras. En este tipo de finales el plan siempre es le mismo: crear diagonales, mejorar la posición del alfil y maniobrar y dejar en zugzwang al contrario.

Gonzalo Tévar Sanz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Botones